Neuquén 8300
+299 4434340
sejun.nqn@gmail.com

Comunicado de la conducción

Sindicato de Empleados Judiciales de Neuquén

Comunicado de la conducción

Comunicado de la mesa de conducción del SEJuN

Ante el fracaso de la nueva mesa de negociación salarial en el día 7 de septiembre y después de 35 días que el TSJ no ha formulado ninguna propuesta concreta para avanzar en la negociación, la conducción del sindicato decidió permanecer en el primer piso del Tribunal, reclamando una reunión con el Presidente, entendiendo que la instancia técnica de la mesa negociadora estaba agotada y que necesitábamos una respuesta política de la máxima autoridad del Poder Judicial o de cualquier vocal que estuviera en condiciones de recibirnos.

Después de doce horas de esperar infructuosamente que algún vocal nos recibiera, a las 0.30hs del 8/9 se presentó intempestivamente el vocal Alfredo Elosu Larumbe acompañado de su hijo menor de edad y desplegando un desmesurado operativo policial que incluyó: 6 patrulleros en las inmediaciones del acampe, un camión antimotín con personal de la DESPO, personal de la Brigada de Investigaciones y efectivos fuertemente pertrechados apostados dentro y fuera del edificio.  En ese contexto, el vocal bajo amenazas de desalojo por la fuerza y con muy malos tratos, nos intimó a retirarnos, negándose a cualquier tipo de diálogo y a comprometerse formalmente a una reunión para las primeras horas de la mañana siguiente.

El Padre Rubén Capitanio, delegado de la Pastoral Social del Obispado, se hizo presente en dos oportunidades: la noche en que el Dr. Elosu Larumbe amenazó con el desalojo y a la mañana siguiente cuando se ofreció a intermediar para lograr la audiencia que estamos solicitando al TSJ; sin embargo el vocal Elosu Larumbe y el presidente Evaldo Moya se negaron a recibirlo, dejando de manifiesto una actitud autoritaria de ambos funcionarios judiciales.

De esta manera el Tribunal desprecia la mediación como una valiosa herramienta de resolución pacífica de conflictos. Si bien es un instrumento que el Poder Judicial utiliza para situaciones conflictivas de terceros, la rechaza de plano cuando tiene que resolver un conflicto con sus propios trabajadores y trabajadoras.

A la negativa del presidente de recibirnos en nuestro carácter de representantes de trabajadores y trabajadoras judiciales se le suma el infundado argumento del decreto Nº 530 de la presidencia del Tribunal que dispuso la suspensión de las actividades judiciales y el asueto del personal del edificio de la calle Alberdi con objetivo de “garantizar la seguridad del personal…ante un eventual aumento de la conflictividad”.

Rechazamos los argumentos de la suspensión de actividades y dejamos en claro que nosotros no hemos “tomado” ningún edificio público, ya que nuestra permanencia en el primer piso ha sido pacífica, incluso con la presencia y acompañamiento del Administrador General del TSJ, Eduardo Manqueo hasta las 2 de la mañana y el personal policial custodio del edificio. Durante las horas en las que estuvimos esperando ser atendidos no ejercimos ningún tipo de violencia sobre las personas ni fuerza en las cosas.

Tampoco es real que se impidió “la libre circulación del público en general y que además se ha dado una situación de violencia y tensión en el primer piso del edificio en cuestión” y mucho menos que nuestra permanencia haya puesto en riesgo la seguridad de nuestros compañeros que trabajan en esos organismos. La restricción a la libre circulación la provocó el Tribunal quien, como cada vez que nos movilizamos, montó un operativo policial en el edificio, cerrando con llave la puerta de acceso. No obstante ello y hasta el mediodía de ayer, personal policial permitía el ingreso de público en general para realizar diversos trámites.

En resumidas cuentas, los fundamentos de la resolución que dispuso el asueto, además de faltar a la verdad, desnudan la nula vocación de diálogo demostrada durante las últimas horas por el máximo órgano de conducción del Poder Judicial.

A toda esta serie de desaciertos el Tribunal le suma: amenazas de sumario a la conducción del gremio, pedidos de informe de cualquier actividad sindical que se realice dentro y fuera del lugar y horario de trabajo entre otras acciones con el claro objetivo de quebrar el alto acatamiento a las medidas de fuerza por parte de los y las trabajadoras de la justicia vulnerando nuestros derechos sindicales amparados en la Constitución Nacional, provincial, y pactos y tratados de la OIT.

Sin embargo seguimos apostando al diálogo insistiendo en concretar una reunión con el Presidente del TSJ, Dr. Evaldo Moya.

Finalmente llamamos a la reflexión al Tribunal ya que lo que está en juego es la resolución de un conflicto salarial en un contexto de crisis económica e inflación que requiere una rápida solución y no una disputa de poder entre el TSJ y la conducción del SEJuN.

Ciudad de Neuquén, 9 de septiembre de 2016

 

PAULA SÁNCHEZ                                               CLAUDIO SALAZAR

Subsecretaria Gral. SEJuN                                    Secretario Gral. SEJuN