“Caminamos hacia un convenio colectivo de avanzada”

Quienes encabezan nuestro sindicato, Claudio Salazar y Paula Sánchez nos comentan en esta entrevista los avances la negociación colectiva.

– ¿Bajo qué legislación marco se puede encuadrar la actual negociación paritaria que está llevando el SEJuN con el Tribunal Superior de Justicia de Neuquén (TSJ)?

Claudio Salazar: La negociación colectiva es un derecho esencial que hace a la libertad sindical.

El artículo 14 bis de la Constitución Nacional y los convenios 87, 98, 151 y 154 de la Organización Internacional del Trabajo conforman un marco legal que fomenta a la constitución de sindicatos, los marcos protectorios de derechos y finalmente la negociación colectiva en el ámbito público y privado.

– ¿Cuál es la postura de la Federación Judicial Argentina al respecto?

Salazar: La FJA está impulsando la sanción de una ley marco que a nivel nacional obligue a los Tribunales del país a contar con convenios colectivos de trabajo (CCT) para los y las trabajadoras judiciales.

Esto implica que nuestros derechos y obligaciones quedan establecidos en el acuerdo entre la patronal y el sindicato.

En general, todos los Tribunales Superiores de Justicia del país se niegan a discutir CCT con los y las trabajadoras judiciales. Eso es así, ya que en los Poderes Judiciales existe una visión ideológica muy elitista, machista y patriarcal que los coloca en una posición dominante de dadores de derechos. Y en esta postura se niegan a discutir todo lo referente a condiciones de trabajo. Pretenden continuar decidiendo todo de manera unilateral y discrecional. Esto lo hacen por medio de los acuerdos que son el marco legal que utilizan los TSJ en todas las provincias para regular las relaciones de trabajo.

En los hechos, las definiciones que se toman a través de esos acuerdos, vulneran muchas veces el piso de derechos que actualmente tenemos los y las trabajadoras.

– ¿Cómo es la situación en nuestra provincia?

Salazar: Acá en Neuquén, la ley 2.670, sancionada el 15 de octubre del 2009, estableció un marco legal para la negociación colectiva.

A pesar de las diversas dificultades que se nos han presentado y producto de nuestra lucha, estamos actualmente en plena discusión de nuestro convenio colectivo, por tanto vamos encaminados a terminar con la arbitrariedad con la que lidiamos todos los días las y los judiciales.

– ¿Qué avances han tenido esta gestión respecto del CCT?

Paula Sánchez: Cuando asumimos en el año 2014, uno de los grandes desafíos que nos habíamos planteado era que debíamos terminar nuestro mandato con un CCT firmado entre el Poder Judicial de la Provincia y los y las trabajadoras judiciales.

No partíamos de cero, el trabajo hecho por la anterior representación sindical nos sirvió de base para avanzar; aun cuando había algunas cuestiones que  entendíamos que tenían que ser modificadas y eliminadas del borrador que en su momento se había presentado. Fundamentalmente en lo que tenía que ver con garantizar la estabilidad en el empleo de los y las trabajadoras judiciales y el ingreso por concurso.

– ¿Cómo se desarrolló la negociación con la patronal?

Sánchez: Los primeros dos años de nuestra gestión, el Tribunal, por distintas razones demoró el avance de la discusión paritaria. Eso nos llevó a nosotros a iniciar acciones legales y sindicales para lograr el funcionamiento pleno de la comisión negociadora, hasta que finalmente en febrero del año pasado logramos darle un funcionamiento de carácter permanente.

Actualmente contamos con una sistematización semanal de la mesa de negociación paritaria. Lo cual agiliza mucho la labor en materia de discusión.

– ¿Quiénes participan de estas reuniones?

Salazar: Como sindicato siempre creímos muy importante que la discusión se dé con delegados paritarios del Tribunal que efectivamente tengan representación y poder de decisión. Actualmente participan 5 (cinco) Jueces de Primera Instancia y un Camarista.

– Concretamente: ¿qué el avance que han tenido desde el inicio de la mesa paritaria?

Sánchez: A lo largo de esos dos años hemos ido consensuando la redacción de casi la totalidad de los capítulos de lo que va a ser el convenio colectivo general del Poder Judicial. Estos consensos no han estado exentos de fuertes debates, de visiones que hemos tenido que ir acercando.

Lo interesante es que en esas discrepancias primó la necesidad de acuerdos para arribar a borradores que, según nuestro entender, tenían el objetivo principal de garantizar el piso de derechos del que partíamos, al mismo tiempo que lograr mejoras en materia de derechos laborales.

Es así como el capítulo de jornada laboral prácticamente respeta el mandato de la asamblea que votó un borrador, el cual básicamente no fue modificado.

Además logramos que en el capítulo de relación de empleo en el Poder Judicial se elimine lo que en su momento se llamaba “personal no permanente” que formaba parte de la planta del Poder Judicial.

También avanzamos en lo que respecta al capítulo de violencia laboral, lo cual implicó una serie de discusiones que finalmente arribaron a buen puerto.

También logramos  incorporar la perspectiva de género en la redacción de todo lo que es el CCT y en la incorporación de nuevos derechos para las trabajadoras del Poder Judicial. En ese sentido y a partir de un trabajo conjunto con las y los delegados paritarios de la parte empleadora, incorporamos derechos que establece el nuevo Código Civil tales como las licencias por unión convivencial, licencias “coparentales” o “parentales compartidas”.

A la vez, las viejas “licencias o permisos por lactancia” pasan a denominarse “permisos por alimentación y cuidado de hijo o hija de hasta un año”. Este cambio de denominación va a permitir que padres, madres o miembros de parejas homoparentales tengan iguales derechos y permisos para poder alimentar a sus hijo e hijas hasta el primer año de vida.

– Esto último resulta muy revolucionario y novedoso en materia de avance de derechos para todo el colectivo de trabajadores, no sólo para las y los judiciales…

Sánchez: Efectivamente… y así una enumeración de nuevos derechos que creemos que van a ser de nuestro convenio, uno que no sólo que respete y defienda firmemente los derechos de las y los trabajadoras judiciales sino un convenio de avanzada que incorpore nuevos derechos y que tiene una mirada bien amplia respecto de nuestro universo de representación.

Si bien sabemos que probablemente le falten un montón de cosas, desde esta conducción sindical estamos convencidos que nuestro convenio va  a tener un claro perfil de incorporación de todos los derechos que necesitábamos los y las trabajadoras.

– Ahora: ¿Cómo continúa la negociación?

Salazar: Nos está faltando una parte -que no es mucho- para la culminación de un borrador final. Se trata de una parte del capítulo de “Licencias por enfermedad” y el de “Principios general de la carrera judicial”.

Sabemos que no son temas menores pero que creemos que vamos a ir avanzando en la medida que hemos ido charlando con compañeros y compañeras respecto de qué carrera judicial necesitamos hoy.

– ¿Cómo se desarrolla la discusión sobre la carrera judicial?

Salazar: Ya está conformada la mesa de discusión de los escalafones que funciona paralelamente al tratamiento del borrador general para no frenar la firma y conclusiones del convenio colectivo general.

De igual manera y como ya estamos trabajando en el tema creemos que van a salir de manera conjunta.

– ¿Cómo continúa ahora el proceso de discusión?

Sánchez: Estamos elaborando un texto ordenado que luego será puesto en consideración del Plenario de la Mesa de Negociación para su aprobación.

Por supuesto que vamos a ponerlo en conocimiento de los y las compañeras para que todo el mundo sepa el contenido de este convenio.

– ¿Quieren agregar alguna reflexión final?

Salazar: Los y las judiciales necesitamos un convenio colectivo de trabajo que le ponga un freno a la patronal, principalmente en el avance tácito que actualmente existe en materia del horario de trabajo, contraturnos, el no pago de las horas extras, entre otras cosas.

Actualmente el Poder Judicial desconoce derechos que están ultra reconocidos por las leyes laborales nacionales, por eso nos preocupa y ocupa tanto la aprobación de este convenio.

Finalmente queremos transmitirles a nuestros compañero y compañeras que creemos que es inminente la aprobación para la firma del este convenio que tanto hemos esperado.